Blogging tips

jueves, 8 de diciembre de 2011

Color a Navidad

La Navidad se va colando poco a poco entre nosotros, los colores rojos y dorados, relegados a un rincón durante el año, lo invaden todo, árboles coloridos, guirnaldas de vivos colores, adornos navideños,..., un estallido de color que lo inunda todo, las calles y los escaparates, las casas y negocios, es quizás la única época del año en que todos los lugares, ciudades y pueblos se visten de gala a la misma vez, por donde quiera que vayas encuentras algo alegórico a la navidad, aunque lamentablemente las buenas intenciones de la Navidad suelen quedarse en esos pocos día, es como poco un "fenómeno" muy curioso, ¿no creéis?.
 Yo he de confesar que siempre me ha entusiasmado la navidad, me encantaba de pequeña decorar mi casa, hacer el árbol y el portal, poner toda mi imaginación en ello, reciclando materiales, imaginando pequeños pueblos en miniatura, pintando ríos y creando árboles con ramitas de orégano, musgo del campo, tierra, serrín  polvos de talco,.... todo servía. Evidentemente el saber que era una época en la que se recibía regalos lo hacía aún mas atractivo, pero como siempre, era el proceso lo que me fascinaba, el "engalanar" la casa, dejarla bañar en luces de colores y objetos navideños que la convertían en algo diferente del resto del año.

 Ahora, el entusiasmo no se ha mermado, todo lo contrario, me retroalimento con los niños y con los que disfrutan con cada nuevo color en esta paleta fija que suele ser nuestro entorno el resto del año.
Pero como en todo me gusta añadir elementos nuevos y como siempre me gusta hacerlos yo, creo que si sinceramente nos concienciáramos en darle una nueva oportunidad a las cosas antes de desprendernos de ellas, no nos veríamos tan condicionados por el consumismo.

PICANDO....ENTRE PROYECTOS....

Entre proyecto y proyecto me gusta cambiar, salto de una técnica a otra para no saturarme y no perder la frescura y el interés y ahora me toca hacer cosas un poco más "artesanales". Esta es una de mis aportaciones de esta navidad para el taller, la inspiración me vino, como siempre, del sitio mas inesperado, tomándome un cafe con una amiga  llamó mi atención una botella sobre la que habían ido dejar derretir velas, el resultado era una montalla de parafina derretida que tenía un aspecto muy interesante, así que ideé algo parecido pero yo quería que tuviese más color, así que tras varios bocetos y buscando por el taller, auné un par de cosas que siempre me han gustado y que estaban esperando una segunda oportunidad.

Utilicé un par de botellas, algunas me las regaló una amiga, las rellené de sal de colores que teñí con pigmento en polvo y las coloqué sobre una bandeja dorada, ideal para potenciar los reflejos de la luz de las velas y por supuesto un par de velas. El resultado es para mi bastante aceptable, además le dan un aire muy romántico a la entrada del taller. Ahora solo me queda esperar a que el tiempo haga su trabajo y la parafina valla cayendo sobre las botellas y cree esas formas tan interesantes y que tanto me gustaron en la cafetería.

Una explosión de color que reaviva nuestros sentidos.


ESTE FUE EL RESULTADO



El siguiente proyecto, ilustrar un relato corto.... ya os mostraré el resultado