Blogging tips

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Ha fallecido Richard Hamilton pionero del Pop Art.

Richard Hamilton, pionero del Pop Art, ha fallecido hoy a los 89 años de edad. Deja tras de sí una trayectoria artística decisiva en la historia del arte. 


 En 1936 con apenas 14 años, comenzó a trabajar en el departamento publicitario de una empresas de construcción de máquinas eléctricas. De 1938 a 1940 estudió en la Royal Academy Schools de Londres y más tarde, en 1946, estudió allí mismo pintura. En 1952 fue miembro fundador del Independent Group en el que artistas, científicos y arquitectos celebraban conferencias, discusiones y exposiciones interdisciplinares sobre los aspectos de los medios de masas, el arte, la cultura y el progreso. Tras realizar un curso de dibujo técnico en 1940m comenzó a trabajar en este campo en 1941. A partir de 1952 impartió clases de diseño en la central School of Art san Crafts- donde conoció a Eduardo Paolozzi- así como en el King’s College de la universidad de Durham. En el Royal College of Art, donde se formó la joven generación del Pop Art londinense, impartió clases de arquitectura de interiores de 1957 a 1961. Nunca obtuvo una cátedra auxiliar libre. El tratamiento profesional de las artes aplicadas y las imágenes modernas comerciales, crea el efecto ambiguo de sus cuadros en los que el espectador reencuentra sus propias ideas mediatizadas. 


A lo largo de su carrera artística Hamilton estudió el Cubismo y el Futurismo, a Paul Cézanne, al fotógrafo Eadweard Muybridge, a Paul Klee y, especialmente, a Marcel Duchamp. En las distintas tendencias abstractas de la modernidad clásica descubrió para sí mismo el trato libre de los motivos móviles. Sus abstracciones y mezclas de puntos de vista trasmiten la impresión de que las cosas se mueven en el cuadro. Juega con efectos luminosos espectaculares, con la “iluminación” de los espacios y ritmos cromáticos. En una mezcla de realismo y abstracción parece como si las tramas pictóricas también pudieran moverse libre y abstractamente. De ahí se explica que sus cuadros tengan el aspecto de naturalezas muertas: los objetos y las personas son dispuestos de un modo similar y se demuestra una libertad creativa. 

El collage programático Just What is it that makes today’s homes so different, so appealing?( ¿Qué es exactamente lo que hace a los hogares de hoy tan diferentes, tan atractivos?) se convertío en el paradigma de un nuevo Pop Art que nacía en Reino Unido, este collage representa también la perspectiva de un concepto del arte nuevo y general. Hamilton lo concibió como un boceto de un cartel para la exposición “This Is Tomorrow” de arte interdisciplinar, ámbitos de la comunicación, la vivienda, el diseño y la técnica; se trataba de una expsición orientada hacia el furueo oefganizada por el Independent Group en 1956 en la Whitechapel Gallery en Londres. El título del collage procedía de la publicidad. En esta obra temprana del Pop Art muestra una selección y una acumulación de clichés de moda. Aquí se encuentran las fuentes para los temas y el programa formal de la obr artística de Hamilton. El aspecto inconfundible de los objetos y las personas se desvanece dentro del mosaico de un interior que los degrada o decorados pasivos en un puzzle de la civilización. El mundo exterior se vuele parte de la viivenda al mirar a través de la ventana. Hamilton analiza las partes integrantes de este mosaico en dibujos de años posteriores: el aspirador, el teléfono, la nevera, los posters, el tocadiscos, el coche, el mobiliario, la cocina. 

Hamilton se convirtió en el máximo impulsor en Inglaterra de este nuevo arte nacido de lo urbano, provocador, cargado de humor, colores chillones. También barato, ingenioso que abogaba por la producción en serie, la cultura de masas y lo efímero. Era uno de sus gritos de guerra en el arte. Sólo dos años antes, el crítico británico Lawrence Alloway había dado el nombre de Pop Art a este tipo de arte creado de la publicidad, los carteles, las revistas, los cómics y el diseño industrial. Su obra está considerada como uno de los elementos precursores de la producción “pop” del otro lado del Atlántico, con artistas como Andy Warhol Roy Lichtenstein o Robert Rauschenberg. 


De 1964 data My Marilyn, una secuencia fotográfica extraña, concebida aparentemente a la ligera. Al igual que un diseñador fotográfico, tacha con óleo rojo las tomas sin interés. A partir de una serie de “tomas fotográficas” profesionales, que muestran a Marilyn posando, se escogen aquellas fotografías que parecen adaptadas a los deseos del consumidor. Con un “bueno” se valora la imagen qu representa a Marilyn de cerca, la más superficail, la más hermosa y más sonriente. 


Algunas obras de 1967/68, como la pintura I’m dreaming of a White Christmas y una serie de impresiones y fotografías pintadas, muestran clichés de la satisfacción diaria y de los días de fiesta. Se rastrean los sueño, los pensamientos nunca expresados y las ideas secretas, captados como en una instantáneas. 
En Fashion plated de 1969, una serie similar realizada con una técnica parecida, trata la forma de comportarse de una modelo, del diseñador fotográfico y sus accesorios. Son collages combinados con pintura, entre otras cosas también productos de cosmética sobre papel litografiado. En una serie posterior, los estudios para la pintura Soft Pink Landscape (1971/72) utiliza un anuncio de papel higiénico de los años sesenta. 



El paisaje, la merienda campestre con hermosas muchachas en los árboles verdes- existen una larga serie de ejemplos históricos famosos desde e Rococó hasta los impresionistas- es la versión gastada de un idilio que se enfrenta con las realidades, la basura, y resulta inverosímil. Esta obra puede servir para un interpretación temática extensa del Pop: el Pop devuelve a la realidad las imágenes ideales que envuelven la existencia. Del mismo modo que los medios de comunicación simulan la realidad, la embellecen e idealizan de una forma irreal y la hacen soportable ,invierten los artistas la publicidad y el diseño, cuya teoría y práctica también ellos dominan. 

Hamilton no sólo fue una figura clave del Pop Art inglés. También fue uno de los primeros en plantearse la exposición como una obra en sí misma, en ser comisario de exposiciones cuando este concepto aún no existía. En sus manos nació el famoso Album blanco de The Beatles, en 1968, o los principales estudios sobre Marcel Duchamp. 

Desde que empezara con su primera individual en la galería Leo Castelli de Nueva York hasta la gran retrospectiva que preparaba para 2013 en Los Ángeles, Filadelfia, Londres y Madrid, Hamilton pasó por representaciones en bienales, importantes exposiciones colectivas y destacadas exposiciones individuales, como la que tuvo lugar en el MACBA, en Barcelona, en el Pompidou de París y más recientemente, en 2010, en la Serpentine Gallery de Londres y la galería Juana de Aizpuru de Madrid. 




Hamilton visitó España por última vez en marzo de 2010, cuando expuso en el Museo del Prado su particular interpretación de “Las Meninas” de Velázquez: la Infanta Margarita se tornaba cubista, el mastín en minotauro y una hoz y el martillo aparecían en el pecho de Picasso, en vez de la Cruz de Santiago de Velázquez en el original. “Me siento como si estuviera entrando en la Historia», comentó entonces el artista. 

Hamilton fue un profeta sin predicamento en su propia tierra, a pesar de haber sido el introductor de Marcel Duchamp en las artes británicas. Y su obra, a diferencia de artistas como Lucien Freud o David Hockney, nunca ha sido reconocida por el gran público, a pesar de que ha sido objeto de dos retrospectivas en la Tate Gallery. “Tengo la sensación de haber sido rechazado toda mi vida”, explicó el artista fallecido a Alastair Sooke, crítico de arte de “The Daily Telegraph”. “Mi exposición en la Tate en 1992 fue calificada como la peor exposición del año. Y me sentí muy orgulloso, por fin era el primero en algo. Pero siempre me he sentido igual: nunca hice nada que quisieran los demás”.