Blogging tips

sábado, 3 de noviembre de 2012

Una Valentina para la Crisis


Valentina

Como me pasa casi siempre me entero tarde de todo y me quedo fuera sin poder participar en eventos creativos según mis amigos esto me pasa porque vivo en los "Mundos de Yupi" y probablemente tengan razón,  pero en este caso aunque me  enteré en el último momento conecté con la organizadora de la exposición, que era Mar Prendes y gracias a ella pude participar en una exposición muy especial que se llevó a cabo en la Biblioteca pública de La Laguna del 22 de octubre al 3 de noviembre, me hubiera dado mucha rabia quedarme por fuera porque me encanta esa biblioteca es un edificio antiguo, una casa Lagunera preciosa que ha sido muchas cosas entre ellas el Hospital de Dolores, de hecho en su fachada sigue conservando ese nombre. Pues bien, al final no solo participé sino que lo hice con unos ilustradores buenísimos, además


la exposición incluía unos talleres a los que yo no pude asistir y me dió mucha pena pues durante los talleres se hacía una recogida de alimentos, fueron todo un éxito y una vez más se demostró que la gente está mucho mejor conectada con las aflicciones ajenas de lo que se pueda pensar.
La temática de la exposición era la Crisis, personalmente y por mi carácter no es un tema con el que me sienta muy identificada quizás porque está muy asociada a lo negativo de la situación, que lo es, claro está, pero yo no puedo evitar ver en todo problema una oportunidad para aprender, para crecer, no han sido pocas las veces en que la vida me ha tratado un poco mal así que tengo algo de práctica de sacar lo bueno donde aparentemente no lo hay. Cuando me enfrenté al hecho de ilustrar la crisis, lo hice con ese pensamiento en la mente; reinventarme, aprovechar la oportunidad,... y pensé en Valentina, una niña capaz de adaptarse y ver que a veces hay que mirar hacia tras y no olvidarnos de lo bueno que ha habido y de las cosas superfluas que aveces nos llevan a estar donde estamos, ella juega y juega con algo sencillo de antes, se adapta y sonríe, hay niños que no tienen ni un dado para jugar al tejo, y ella lo sabe y lo disfruta.