Blogging tips

sábado, 15 de febrero de 2014

Cuando los barrancos corren

¡Cómo me gusta ver llover!, este año me he dado una enorme zampada de lluvia, han habido muchas ocasiones para disfrutarla y sufrirla, claro, desde mi punto de vista, hay varias formas de enfocar la lluvia, desde el engorro que supone, la incomodidad y toda esa parte de chapoteos, barros y demás , o desde el punto de vista romántico, que es el que a mi me gusta: la lluvia con su sola presencia ya crea un ambiente que invita a reflexionar, a recogerte a pararte, a observar,.... me gusta ver llover tomando un café y mirando por la ventan a lo Virginia Woolf, pero también mientras conduzco o cuando vas caminando por la calle y te vas mojando la cara y lo disfrutas, te da igual si te mojas, total de aquí al coche hay un rato, para que voy a correr, respiro y disfruto, en esta ocasión fue así, me tocó perderme por Santa Cruz a ver a un angelito bailar y me encontré con un panorama muy familiar para mí, los barrancos corriendo llenos de agua... siempre me recuerdan a la niñez.... Será porque me crié cerca de un barranco y cuando corría se hacía oír fuerte e imperturbable, la fuerza de la naturaleza decía mi padre.