Blogging tips

miércoles, 12 de marzo de 2014

Visiones de la realidad Antonio López y su época


En los años setenta, coincidiendo con el auge de la pintura informalista, el realismo comenzó a ocupar un espacio importante en nuestra pintura. El grupo fue conocido como “Nuevos realistas”. Estos pintores anteponían en sus obras la temática de lo cotidiano, los momentos íntimos en espacios que reflejaban la austeridad y la dureza de la postguerra. Sus trabajos los han hecho herederos de la tradición española que iniciaron pintores como Zurbarán, Velázquez, Maíno o Sánchez Cotán. Estos pintores y escultores formados en la madrileña Escuela de San Fernando son Julio y Francisco López Hernández, María Moreno, Isabel Quintanilla, Esperanza Parada, Amalia Avia, a los que se suman Carmen Laffón, Cristóbal Toral y Eduardo Naranjo. De entre este núcleo de artistas destacó la figura de Antonio López que trasciende la tradición para recrear espacios interiores, retratos o humildes paisajes urbanos de una periferia descarnada. Los lazos de carácter generacional, afectivo y familiar del grupo contribuyeron a vertebrar una identificación con ciertos temas y una misma actitud de concisión y despojamiento. El realismo conectó con las siguientes generaciones que abordaron el espacio como materia de pensamiento. Alumnos de Antonio López como José María Mezquita han continuado esta tradición figurativa que se cierra con la obra minuciosa de Manuel Franquelo, y esos inquietantes interiores de Julio Vaquero que se adentran en el territorio de las sombras.
En Canarias, este movimiento tuvo su reflejo en las obras de tres grandes artistas figurativos como son el escultor Manuel Bethencourt, que tanto roza el latido de la soledad, como el fértil encuentro del otro; en las delicadas escenas de interior de Pepa Izquierdo; o en el aliento barroco heredado de Velázquez y Rembrandt que desvela la inquietante quietud que ilumina lo cotidiano en la pintura de Luis Alberto Hernández. Su honradez artística les ha llevado a construir una forma de mirar desde la búsqueda de la verdad.
La Fundación CajaCanarias se complace en presentar la primera gran exposición que recoge en nuestro Espacio Cultural el aliento intimista de una generación de artistas que recuperaron para la pintura el latido de lo real. 

Fuente de la información , Fundación CajaCanarias
Más información en Fundación CajaCanarias