Blogging tips

jueves, 4 de diciembre de 2014

Estado creativo: Árbol

Siempre con árboles entre las manos siempre con ramas entre el pelo.... 

 
Hoy miré a mi alrededor y casi todo lo que me rodea lleva un árbol aparejado, los bocetos rápidos, los dibujos algo más elavorados, las paredes asaltadas. Todo me habla de un inconsciente proyecto en el que desconocía estar metida. Llevo muchísimos meses creando árboles de la nada dando forma a ideas a imágenes que salian vertiginosamente por mis manos y que hoy he unido para ver lo que había hecho, lo que en conjunto cobra algo de sentido. Por supuesto no he subido todos los dibujos, eran demasiados, pero he seleccionado los que más me interesaban. 
Como siempre, desconozco si todo esto me llevará a algo más o se quedará aquí, no lo sé y de hecho tampoco me importa, como siempre, disfruto al hacerlos y al contemplarlos brevemente, no puedo demorarme hay muchos papeles en blanco, paredes vacias, lienzos desnudos que me llaman y muchos lápices, colores, pinceles esperando ser usados.


 
 



























domingo, 9 de noviembre de 2014

Una experiencia física

Como casi todo en la vida creo que hay que llegar un puntito más allá de lo evidente de lo lógico de lo habitual de lo correcto y de muchas más ideas establecidas que deciden por nosotros cuantos pasitos dar y en que dirección...
Para mi es fundamental sentir lo que creo  palpar lo que construyo deleitarme con el proceso y dejar que me invada como si de un baño en el mar se tratara.
 Con la pintura es igual, cuando terminas de pintar cuando has saciado toda la necesidad de expresarte en el lienzo y lo que querías lo has conseguido, te miras las manos y ves pintura miras la paleta y ves más pintura y pinceles y .... pasa lo que pasa, quieres seguir, aún tienes ganas de más y sin querer o sin admitir que quieres sigues pintando, el soporte es lo de menos...






lunes, 3 de noviembre de 2014

Dinosaurios de metal

 

Sé que, aveces, el dejarte llevar no siempre trae buenos resultados pero no lo puedo ni lo quiero evitar. Aparece algo, una imagen, un contacto, un me gusta, un comentario por casualidad y un mundo de posibilidades que no era nada se convierte en un hilo del que tirar y con el que crear un dialogo nuevo. 
En este caso las curiosas, intrigantes y cuidadas fotos de un amigo han sido una inspiración, un punto de partida para llevar a cavo algo que siempre quise plasmar, pero que como todo tiene su momento y ahora le toca su turno a mis dinosaurios de metal.
Desde pequeña he adorado todo lo concerniente a los grandes reptiles me fascinaba, mucho antes de que Steven Spielberg los convirtiera en objetos de marketin y terminara de fastidiarme lo que para mi era tan privado, me dedicaba a ir de Biblioteca en biblioteca buscando información sobre ellos, sobre el mito de Nesi, sobre los yacimientos que se habían descubierto....
Y un día paseando en el coche con mi padre vi, a través de la ventana, aquellos dinosaurios de metal que parecían congelados en medio del muelle... me cautivaron desde el momento en que los vi. A lo largo de mi vida los he tenido presente, durante mis estudios de arte en fotografía, me perdí por el muelle haciendo un reportaje que procuraba ser lo más fiel a mi sentimiento por esas enormes estructuras. Siempre he seguido tropezando con ellas y mi fascinación no se ha reducido un ápice, todo lo contrario, esa experiencia fotográfica me dejo con la miel en los labios, con ganas de seguir dándole una vuelta de tuerca a la idea. Ahora, las cosas de la vida, conozco a un fotógrafo, Domingo Montero, que para mi no tiene nada de aficionado, que las mira con unos ojos con los que me identifico, las descubre, las desmonta con sus encuadres... y yo no puedo hacer otra cosa que traducirlas a mi idioma, una mirada sobre otra mirada, una interpretación sobre otra y al final, frenéticamente me doy rienda suelta y armada con todo lo que tengo a mano, lápices, papel, tinta, me lanzó a descubrir en esa mirada la mía.

Bocetos a lápiz.... ¿dónde me llevan?... Al dibujar al pintar aprehendo los objetos las imagenes y las traduzco a mi lenguaje, de esa única manera soy capaz de entender de asimilar su sentido.






domingo, 2 de noviembre de 2014

morir por


Estas cosas nunca dejan de sorprenderme, cuando crees que lo mejor es que te encargen algo tan maravilloso como crear la imagen para una portada de un libro,  lees el texto, te inspiras, la ideas, la llevas a cavo, la disfrutas, la vives.... y encima te dan las gracias y te mencionan en el blog de la editorial donde el autor de la obra, Francisco Corrales Fernández, te regala estas palabras:

 He estado viendo la portada de la novela y me parece muy sugerente, a todas luces por encima del texto, además creo que resume a la perfección, en una imagen, el sentido de la obra. Lo más preocupante es que yo he tenido que llenar de palabras 80 paginas para contar lo que ya explica nítidamente una portada. En fin, seguiremos aprendiendo"

Sinceramente después de ver el vídeo de Elio Gonzalez, y ahora más que nunca no me importa ser una "muerta de hambre" pues tengo la gran suerte de tener la profesión más bella del mundo. ¿o no? a mi no me cabe duda, moriría por ella.






sábado, 1 de noviembre de 2014

Trozos

No Hay momentos en q se me salen las ideas x los poros, idea rápidas inmediatas q piden a gritos q las deje salir. Y yo esclava total y absoluta de mis instintos, hago lo propio. 
Rienda suelta a la creación 








viernes, 31 de octubre de 2014

25 aniversario de la caida del Muro de Berlín

En estos días he estado "murale-ando" con un proyecto precioso, al que nadie en su sano juicio artístico diría que no, bueno yo digo no a pocos muros, es un placer pintar en esos espacios amplios que te dejan volar con los pies en el suelo y el pincel danzando en el aire. Este mural conmemora la caída del muro de Berlín hace ya 25 años, el 9 de noviembre de 1989, y lo hice en la  Escuela de Idiomas de Santa Cruz de Tenerife.


Desde que me comentaron el proyecto me resultó muy interesante y quise que no fuera algo evidente, quería e intentaría transmitir esa sensación de curiosidad, miedo y dureza que era para los alemanes sitiados el pasar al otro lado del muro. Ojee muchas imágenes de la época y me sobrecogía como la gente se ayudaba a pasar de un lado a otro, como nada los detenía ante la visión de la libertad. Con eso en la mente empecé a pensar en ser quien viera el muro desde el otro lado y  me quedé con esa sensación, ver por una rendija la felicidad de los demás, pasar de la oscuridad a la luz, al color a la libertad.